Se denomina rinitis a la inflamación de la mucosa interna de la cavidad nasal de los perros o gatos. Esta inflamación puede producir estornudos, secreciones de las fosas nasales, obstrucciones y pérdida del olfato. El equipo de SURvet, a través de esta publicación, queremos ayudarle a identificar si su animal doméstico pudiera sufrir rinitis y conocer cuáles son sus causas.


¿Qué es la rinitis?

La rinitis es un problema que afecta a la región nasal de perros y gatos y que puede tener origen en diferentes causas que, en menor o mayor grado, pueden afectar a nuestro animal doméstico. Es importante que, ante cualquiera de estos síntomas, contactemos con nuestro veterinario para que realice un diagnóstico y prescriba un tratamiento.

Para diagnosticar la rinitis en perros y gatos será necesario realizar, además de una exploración, otras pruebas diagnósticas (analíticas, radiografías, cultivos de las secreciones …) en función de la obstrucción y gravedad.

¿Cuáles son los signos de la rinitis en perros y gatos?

Generalmente, cuando existe inflamación de la cavidad nasal, se producirán:

  • Estornudos.
  • Secreción nasal (más o menos espesa y con más o menos olor).
  • Náuseas si hay mucosidad o secreciones que llegan a la garganta.
  • Ruidos respiratorios.

En nariz de nuestro perro o gato se encuentran los dos agujeros nasales. En el interior del hocico se encuentra la cavidad nasal, que se conecta con la garganta. La cavidad nasal se extiende por los senos frontales y maxilares. Cuando se produce una inflamación o infección, ésta puede extenderse hacia estos senos (lo que se llama sinusitis).

En animales jóvenes la rinitis se puede producir a partir de una infección de las vías respiratorias debido a un contagio vírico. A veces la región nasal puede sufrir inflamación o infección a raíz de un cuerpo extraño (por ejemplo, una espiga que llega a las fosas a través de la nariz).

En perros y gatos de más edad la rinitis puede tener relación con infecciones de boca o bien la presencia de masas o tumores. Por lo tanto, en cuanto observamos síntomas, conviene contactar con nuestro veterinario.

Causas de la rinitis

Las principales causas de la rinitis las dividimos en:

Infecciosas

  • Causas bacterianas (primarias o secundarias). Infecciones causadas por Staphilococus Aureus, Chlamydia psittaci y otras bacterias.
  • Causas víricas. En el caso de perros jóvenes para Virus del bromo, Virus de la Parainfluenza, Adenovirus canino-2 y herpesvirus canino. En el caso de gatos jóvenes para Rinotraqueitis vírica felina (herpesvirus tipo 1), Calcivirus.
  • Causas fúngicas. Cryptococos neoformaciones, blastomyces dermatitides, Aspergilus spp. Pythium insidiosum.
  • Causas parasitarias. Presencia, por ejemplo, de larvas del tipo Cuterebra.

Inflamatorias

  • Pólipos inflamatorios nasofaríngeos.
  • Rinitis alérgica.
  • Rinitis linfocítica-plasmocítica.
  • Estenosis nasofaríngea adquirida.

Neoplasias y otras causas

  • Neoplasias (masas o tumores).
  • Presencia de cuerpos extraños, traumas, causas congénitas (fisura palatina), enfermedades peridentales, coagulopatías, hipertensión…

¿Como se diagnostica y trata la rinitis?

Lo primero que habrá que realizar es una anamnesis inicial para recoger detalles sobre los síntomas asociados, historia clínica, estado vacunal. Posteriormente se realizará un examen físico completo del paciente. Es importante saber si el flujo nasal es unilateral (sólo por un agujero) o bilateral (por los dos).

El protocolo diagnóstico consiste en:

  • Analíticas de sangre completas, hemograma y bioquímicas de inicio.
  • Radiografías de la cavidad nasal y tórax, senos paranasales y dentales.
  • Citología y cultivo de las secreciones.
  • Serología.
  • Rinoscopia con posible biopsia.
  • Otros: TAC, RM.

Con los resultados de estas pruebas podremos establecer la causa de la inflamación y prescribir un tratamiento adecuado. Si el origen es bacteriano, podremos administrar antibióticos. Si el origen es vírico o fúngico pautaremos otro tipo de tratamiento.

La rinitis puede tener también un origen alérgico. En estos casos, habitualmente, la secreción nasal podrá ir acompañada de otros síntomas, como picor, secreción ocular, etc… Las alergias de este tipo pueden empezar siendo estacionales y acabar manifestándose durante todo el año. Los perros y gatos, como los humanos, pueden ser alérgicos a hongos, fibras, polvo… Cuando la rinitis tenga una causa alérgica será vital realizar pruebas que determinen cuál es el agente causante del problema y controlar, sobre todo, los síntomas, así como valorar la administración de vacunación.

A veces, la inflamación de la mucosa de la cavidad nasal se vuelve crónica y estos casos pueden tener una resolución un poco más complicada. Cuando la infección se extiende a un sí o ambos senos o hay presencia de masas o neoplasias la solución puede requerir pasar por el quirófano.

Ante un caso de rinitis de su perro o gato puede acudir a SURvet. En nuestro centro veterinario de Urgencias contamos con eel personal especializado en veterinaria para atender a su mascota rápidamente.

Puede contactar con nuestro equipo médico a través del teléfono 934 594 500.

Publicar un comentario