Hace unos días, en el blog de SURvet, les hablamos de la Leishmania, una enfermedad infecciosa causada por el protozoo Leishmania infantum y que origina una respuesta en el organismo del perro como consecuencia de esta infección. En función del estado de salud de éste, de la fortaleza de su sistema inmunitario, el tiempo que haya pasado desde la infección, … la afectación convertirá en sistémica y comportará un empeoramiento progresivo. Incluso la muerte del animal, si no se trata a tiempo.

Y en relación con la Leishmaniosis, hoy les queremos presentar el #CasoSURvet de Pinxo, este Pinscher tan simpático. Hace un tiempo, Pinxo se contagió de Leishmania y la enfermedad empezó a manifestarse de forma muy agresiva.

Aunque actualmente Pinxo ya está en mejores condiciones de salud, ha pasado por un par de recaídas. Y es que, a pesar de que la enfermedad se diagnostique y trate adecuadamente, las recaídas siempre son una posibilidad. En la última de las recaídas de Pinxo, la enfermedad provocó una afectación renal, lo que obligó al equipo veterinario de nuestro centro a ayudarle a comer mediante una sonda de Esofagostomia, para suministrarle los requerimientos energéticos diarios y conseguir que se rehiciera y recuperara.

La alimentación es fundamental en los animales enfermos y, a veces, como en el caso de Pinxo, no es posible que coman por sí mismos y tomen las medicaciones.

Estas son las imágenes de este caso SURvet, antes de iniciar el tratamiento, durante su ingreso en nuestro Hospital Veterinario y una vez recuperado. Estamos muy contentos, de ver a Pinxo tan mejorado y recuperado. ¡Le deseamos muchos días de paseo y juegos y cruzamos dedos -y patas- para que no recaiga nuevamente!

Publicar un comentario