Qué son las intoxicaciones en perros y gatos: tipos y tratamiento

 

La intoxicación en perros y gatos se produce por exposición, ingestión, inyección o inhalación de sustancias tóxicas. La gravedad de la intoxicación depende de la toxicidad del producto, la forma de introducción, la dosis ingerida y la edad del paciente.

En términos generales, los signos clínicos por ingestión e intoxicación son:

  • Excitación, ataxia (descoordinación en el movimiento de las partes del cuerpo), temblores musculares, convulsiones.
  • Vómitos, diarrea, incontinencia urinaria.
  • Taquicardia, arritmias cardíacas.
  • Dolor abdominal.
  • Hematuria (presencia de sangre en la orina).
  • Cianosis (coloración azulada en las mucosas).
  • Coma e incluso muerte súbita a consecuencia de las arritmias cardíacas.

Diagnóstico y tratamiento de las intoxicaciones en perros y gatos

Ante los primeros síntomas o sospecha de que su perro o gato ha sufrido una intoxicación deberá ponerse en contacto urgentemente con el veterinario. Este realizará la anamnesis del caso y obtendrá los detalles importantes sobre el mismo. El diagnóstico se basará en la historia y los signos clínicos del paciente. También se recomiendan pruebas hemáticas y de imagen.

El tratamiento incluye la inducción del vómito, aunque hayan pasado más de dos horas. El animal debe estar bajo observación veterinaria y se da un tratamiento de apoyo, según la sintomatología que muestra el animal. Se debe controlar también la aparición de arritmias y la diuresis.

Puede ser necesaria terapia anticonvulsiva, antiarrítmicos, etc.

Algunos tipos de intoxicaciones

La intoxicación en perros o gatos se puede producir a partir de la exposición, ingestión, inyección o inhalación de muchas sustancias tóxicas diferentes. En este post, les queremos hablar de algunas que, a menudo, atendemos en SURvet hospital veterinario de urgencias.

Intoxicación por Aspirina

La aspirina, un antiinflamatorio no esteroide utilizado muy a menudo para tratar a humanos, puede ser utilizada de manera errónea en un animal. Las dosis terapéuticas y las tóxicas son muy similares: un pequeño error de cálculo puede provocar problemas.

Los gatos todavía se ven más afectados que los perros por el consumo de aspirina, ya que carecen de una enzima en el hígado que les permita eliminarla más rápidamente del organismo.

Cuando se administra junto a otros fármacos antiinflamatorios o bien se administra a un animal que tiene problemas renales y/o hepáticos, la toxicidad se ve incrementada. Por lo tanto, al igual que hacemos con cualquier otro medicamento, hay que tener mucho cuidado y nunca dejarlas al alcance de los perros o gatos.

¿Cuáles son los signos?

Un animal que se haya intoxicado presentará los siguientes signos entre las 4-6 horas posingesta:

  • Depresión.
  • Anorexia (pérdida del apetito).
  • Hipertermia (aumento de la temperatura).
  • Hiperglucemia (glucosa elevada en sangre).
  • Glucosuria (presencia de glucosa en orina).
  • Vómitos.
  • Taquipnea (respiración incrementada de frecuencia).
  • Hematemesis (vómito con sangre procedente del tubo digestivo).

Si el cuadro médico progresa y el animal se descompensa, se puede producir un fallo renal, insuficiencia hepática, coma, edema pulmonar e incluso la muerte.

¿Cuál es el tratamiento?

Es de vital importancia iniciar un tratamiento con fluidoterapia agresiva. Por lo tanto, el animal requerirá ingreso hospitalario.

Si hace menos de 90 minutos que ha ingerido la aspirina, los veterinarios podremos tratar de forzar el vómito y hacerle un lavado gástrico. También podremos administrar sustancias adsorbentes para evitar que los tóxicos pasen del intestino a la sangre.

Tendremos que tener mucho cuidado con la funcionalidad renal del perro o gato y vigilar la cantidad de orina que produce. Si no es un volumen adecuado, se deberá forzar que el animal orine, administrando más fluidos y diuréticos. Controlaremos también los signos gastrointestinales (vómitos) y aplicaremos un tratamiento de apoyo.

¿Cuál es el pronóstico?

El pronóstico del animal dependerá de la dosis de aspirina ingerida, de las horas que hace de la ingesta, los signos clínicos y, en gran medida, de la afectación de los órganos vitales: hígado y riñón. También tendremos que ver cuál es la evolución una vez instaurado el tratamiento.

Intoxicación por Ibuprofeno

(Veterinary Clinics of NorthAmerica. Small Animal Practice. Vol 42. No 2. March 2012)

El Ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroide, antipirético con propiedades analgésicas tanto en animales como en humanos. Tiene acciones farmacológicas similares a las de la Aspirina, la Fenilbutazona y la Indometacina. Se utiliza para tratar artritis reumatoide aguda y osteoartrosis, así como para mialgias, fiebre y diferentes problemas musculoesqueléticos y ginecológicos.

El Ibuprofeno puede causar úlceras gástricas y perforaciones en perros a dosis de 5 mg/kg y no se recomienda su uso a largo plazo.

Los efectos tóxicos documentados son la irritación intestinal, las hemorragias gastrointestinales y daño renal. Además se puede producir una depresión del sistema nervioso central, hipotensión, ataxia, efectos cardíacos y convulsiones.

El ibuprofeno tiene un margen terapéutico estrecho en perros.

  • Se ha reportado que, con la administración de sólo una dosis aguda, ya se pueden presentar signos como diarrea, vómitos, náuseas, dolor abdominal y anorexia.
  • Con dosis medianamente altas ya podríamos encontrarnos ante un fallo renal.
  • Con una dosis superior a 400 mg/kg podríamos tener signos neurológicos (ataxia, depresión y coma).
  • Dosis superiores a 600 mg/kg se considerarían letales.

Los gatos son susceptibles al ibuprofeno con la mitad de dosis que los perros. Son especialmente sensibles a los antiinflamatorios no esteroides por su limitación en lo relacionado con la glucoronoconjugación.

En hurones los signos pueden ser más graves aún que los que se producen en perros (síntomas neurológicos, gastrointestinales y renales).

Por lo tanto, hay que vigilar muchísimo, con el Ibuprofeno.

Intoxicación por Paracetamol

El paracetamol, un antiinflamatorio no esteroide utilizado en humana para disminuir el dolor y la fiebre, se utiliza de forma incorrecta en animales.

Es más peligroso en gatos que en perros. La gravedad de la intoxicación dependerá, en gran parte, de la dosis que ingiera. Los felinos no tienen una enzima que ayude a eliminar la sustancia vía hígado del organismo y esto hace que se acumule. Son más susceptibles a sufrir problemas sistémicos como un fallo renal aguda, anemia, etc.

¿Qué deberemos hacer frente a una intoxicación por Paracetamol?

Habrá que llevar nuestro gato o perro inmediatamente al veterinario. Si hace menos de 90 minutos de la ingesta, se podrá inducir el vómito. Será necesario ingreso hospitalario para administrar la medicación adecuada y ver la evolución del paciente.

¿Cuál es el tratamiento?

Existe un antídoto: la N-acetilcisteína. Debe administrarse dentro de las primeras 12 horas de ingreso para conseguir su efecto: ayuda a mejorar la circulación hepática. Debe administrarse vía intravenosa, por lo tanto, tendremos que colocar un catéter al animal. Los efectos del antídoto, se pueden empezar a ver 48 horas después de la administración.

También habrá que administrar fluidoterapia, ayudando así a eliminar el tóxico vía renal. Además, si el animal ha entrado en un fallo renal, los fluidos ayudarán a mejorar la función renal.
Será importante controlar la funcionalidad hepática y los valores renales mediante analíticas sanguíneas.

Si el animal presenta un compromiso respiratorio, habrá que administrar oxígeno. Si la anemia es muy severa, se deberá iniciar una transfusión sanguínea.

¿Cuál es el pronóstico?

Al igual que ante una ingesta de aspirina, este dependerá de la dosis, de las horas que han pasado desde el accidente, los signos clínicos y, en gran medida, de la afectación de los órganos vitales (hígado y riñón). También tendremos que ver cuál es la evolución una vez instaurado el tratamiento.

Intoxicación por Piretrinas

La piretrina o piretroide (la permetrina es la principal) es un compuesto orgánico que se utiliza como insecticida. Son sustancias neurotóxicas que se unen a los canales de sodio de la superficie de la célula nerviosa, provocando el bloqueo de la conducción de impulsos, ya que no se produce la despolarización correcta de la membrana.
Estos compuestos se utilizan como antiparasitarios para perros, destruyendo a los agentes patógenos, pero si se administra a un gato, sus efectos pueden ser nocivos para él.

La permetrina se elimina por el hígado mediante la glucuronidación, es decir, se excreta por los riñones. Los gatos tienen una deficiencia de la enzima glucuronidasa Transferasa, incapacitando de ese modo esta función.

¿Cuáles son los signos?

Los signos que se presentan ante una intoxicación por Piretrinas son principalmente nerviosos: convulsiones, temblores, hiperexcitabilidad, ataxia, hiperestesia …
Otros, menos frecuentes, pueden ser vómitos, fiebre, pupilas dilatadas, postración e hipersalivación.

Pueden aparecer después de una hora de la exposición y hasta las 6 horas posteriores, todo depende de la vía de administración, el peso del animal, la dosis a la que se le ha expuesto…

¿Cuál es el tratamiento?

Desafortunadamente no existe un antídoto que revierta los efectos de los piretroides. Hay que actuar de manera sintomática.

Lo primero es lavar el animal abundantemente con jabón neutro para quitar los restos de antiparasitario que pueda quedar y ser absorbido. Si el animal se ha lamido, tendremos que hacerle vomitar (si han pasado menos de dos horas) y administrarle carbón activo (sustancia adsorbente).

Será necesario un monitoreo intensivo para tratar las posibles convulsiones, administrando fluidoterapia y tratamiento anticonvulsivo. Por lo tanto, se requiere el ingreso.

¿Cuál es el pronóstico?

Todo dependerá de la dosis y el tiempo que haya pasado. Si el animal no mejora en las 24-48 horas siguientes, el pronóstico empeora.

Es probable que si el animal se recupera, puedan quedar signos neurológicos permanentes.

Intoxicación por chocolate y otras Metilxantinas

Las metilxantinas son sustancias que encontramos en el café, cacao, chocolate, etc. La forma de actuar de estos componentes es en catecolaminas (adrenalina, noradrenalina), aumentándolas.

¿Cuáles son los signos de las intoxicaciones en perros y gatos?

Estos son los signos que pueden aparecer dentro de las primeras 12 horas de la ingesta y que el animal puede presentar:

  • Vómitos, diarrea.
  • Hiperexcitación, nerviosismo, temblores.
  • Taquicardia, arritmias.
  • Hipertensión.
  • Hipertermia (temperatura corporal anormalmente alta).
  • Convulsiones.
  • Coma e incluso muerte del animal.

La gravedad de los síntomas de la intoxicación que se presenten dependerá de la dosis ingerida y del peso del animal.

¿Cuál es el tratamiento para las intoxicaciones en perros y gatos?

Ante la más mínima sospecha de que nuestro perro o gato ha ingerido chocolate u otras metilxantinas, es necesario que nos desplacemos urgentemente a un centro veterinario. Una vez allí, el profesional determinará el estado y pruebas diagnósticas a realizar.

  • Si el animal está consciente, se inducirá el vómito (siempre que no hayan pasado más de 90 minutos).
  • Se realizará un lavado gástrico, carbón activo y laxantes. Si ha ingerido chocolate, éste puede formar una gran masa en estómago, por lo tanto, el lavado debe hacerse con agua templada (siempre que no hayan pasado más de 2 horas, entonces no se puede hacer el lavado). Las metilxantinas tienen circulación enterohepática, es decir, tendremos que administrar carbón activo en diferentes dosis.
  • Fluidoterapia: con ello favoreceremos la eliminación del tóxico vía urinaria.
  • Protectores gástricos: se administrarán siempre que el animal presente alteraciones digestivas.
  • Antiarrítmicos: si el animal presenta alteraciones en la frecuencia.
  • Otros tratamientos: oxígeno, sedación, atropina…

¿Cuál es el pronóstico?

Si el animal ha sido atendido rápidamente, la cantidad ingerida es poca según el peso, los signos clínicos son leves… el pronóstico es favorable. También es importante ver cómo responde el paciente al tratamiento, una vez pasado un tiempo bajo observación.

Si  sospecha que su perro o gato ha sufrido una intoxicación, es necesario actuar rápidamente.
Puede contactar con nuestro equipo médico a través del teléfono
 934 594 500.

Publicar un comentario