Qué es el edema pulmonar en perros y gatos: causas, diagnóstico y tratamiento

 

El edema pulmonar es una acumulación anormal de líquido en el intersticio y los alvéolos de los pulmones. A medida que el líquido se acumula en los alvéolos, se comporta como barrera que interrumpe el movimiento normal del oxígeno a través de los pulmones. Esto se traduce en la dificultad para respirar del paciente.

Las causas de la acumulación de líquido en los pulmones son diversas:

  • Incremento de la presión hidrostática vascular.
  • Disminución de la presión oncótica vascular (albúmina baja en sangre).
  • Incremento de la permeabilidad vascular.
  • Impedimento del drenaje linfático.
  • Miscelánea (neurológico, traumático …)

Estos grupos de causas, muchas veces, están relacionados con problemas cardiacos, sobre todo en animales de edad media o avanzada. Cuando se dan estos problemas cardíacos, hablamos de Edema Pulmonar Cardiogénico.

Si el origen del edema no es cardíaco, o bien no está relacionado con problemas cardíacos, como por ejemplo una lesión directa al pulmón, entonces hablamos de Edema Pulmonar no Cardiogénico.

 

Síntomas

Los pacientes que presentan una acumulación de líquido en los pulmones pueden presentarse, simplemente, con un incremento de la frecuencia respiratoria y tos, o con dificultades respiratorias graves, es decir Disnea.

La Disnea es la sensación subjetiva de dificultad para respirar. Se trata de un problema grave, que requiere diagnóstico veterinario y tratamiento urgente.

Diagnóstico y tratamiento

Ante los primeros síntomas o sospecha de que su perro o gato sufre un edema pulmonar deberá ponerse en contacto urgentemente con el veterinario, que realizará la anamnesis del caso y obtendrá los detalles importantes.

Diagnóstico del edema pulmonar

Se deberá realizar una exploración física y, sobre todo, radiografías de tórax que confirmarán el diagnóstico de edema pulmonar, pero para saber la causa:

Según el estado del paciente, inicialmente se debe estabilizar administrando oxígeno mientras se realiza su valoración, siempre intentando que no se ponga más nervioso/a (a través de un manejo “friendy” o mediante el uso muy cuidadoso de fármacos para disminuir su ansiedad/nervios/miedo).
Seguidamente, si no es posible identificar la causa sólo con la valoración física, se pueden realizar radiografías del tórax (con cuidado extremo con la manipulación) y / o una ecografía “FAST” (ecografía en situaciones críticas, inicialmente utilizada en los pacientes traumatizados) del tórax.

Posteriormente es necesario obtener una valoración competa del estado del paciente a través de:

  • Hemograma y pruebas bioquímicas.
  • Uroanálisis (analítica de orina).
  • Medición de la presión arterial.
  • +/- Gasometría arterial.
  • Analítica de gases arteriales.

Una vez el paciente ha sido estabilizado, es recomendable realizar pruebas para acabar de valorar la función cardiológica (Ecocardiograma, Electrocardiograma, Radiografías de control, etc…).

Radiografía de un gato con edema pulmonar

Radiografía de un gato con edema pulmonar después del tratamiento

Tratamiento

El edema pulmonar en perros y gatos es un proceso muy grave que puede causar la muerte del paciente.

En función de la extensión y gravedad del edema será necesaria aplicar una terapia más o menos agresiva. En muchos casos, será necesario iniciar un tratamiento intensivo bajo vigilancia veterinaria constante, que implica mantener al paciente hospitalizado. Si no se trata, siempre empeorará.

El tratamiento normalmente consiste en oxígeno, diuréticos (si la función renal lo permite), inótropos positivos (si se puede, en función de la patología cardiaca de base), vasodilatadores (arteriales o mixtos, siempre bajo control de la presión arterial) y antiarrítmicos si es necesario, según las pruebas y valoración.
La agresividad del tratamiento dependerá de la presentación y también se ha de averiguar la causa del edema para tratarla y evitar que vuelva a pasar, o bien retrasar al máximo su nueva aparición.

El tratamiento necesita una monitorización estricta, sobre todo de la función renal.
El pronóstico es reservado o grave en función de la presentación y la causa.

Si sospecha que su perro o gato sufre un edema pulmonar o bien manifiesta dificultad respiratoria, es necesario que actúe rápidamente.
Puede contactar con nuestro equipo médico a través del teléfono 934 594 500.

Publicar un comentario